fbpx
Huelva_Home_Suelo8

Suelos hidráulicos: tipos de suelos, limpieza, mantenimiento....

Las baldosas con mosaicos hidráulicos estuvieron muy de moda en la década de los años sesenta y ahora han vuelto a pegar fuerte por sus bonitos y originales diseños.

Si en casa tienes este tipo de azulejos, estamos seguros de que te interesará conocer algunos trucos para una correcta limpieza y mantenimiento. Si estás pensando en ponerlo en una estancia de tu hogar, te explicamos las carácterísticas de los tipos de azulejos dependiendo de donde vayas a colocarlos.

Baldosas de interior

Huelva_Home_Suelo8

La durabilidad de este tipo de material siempre ha sido una de las características principales. Sin embargo, hay matices entre el interior y exterior. Una baldosa de interior puede, tranquilamente, durar toda la vida. De hecho, aún te puedes encontrar baldosas hidráulicas en edificios históricos de más de 100 años que se mantienen.

En cualquier caso, hay factores que pueden hacer que esta cuestión varíe. Por ejemplo, en el caso de que se utilicen determinados pigmentos que se desgasten. Esta es la razón por la que deberías considerar la ubicación de estos materiales. Una baldosa de calidad tiene varias capas de grosor para poder resistir bien la penetración de los líquidos.

Otro aspecto igualmente importante radica en la calidad de los materiales. Si bien es cierto que las baldosas hidráulicas pueden durar toda una vida, esto solo sucede en las de materiales nobles. De lo contrario, puede tenerse que cambiar cada 30 años en interior, aproximadamente.

Baldosas de exterior

Una baldosa hidráulica de exterior se enfrentan a una limitación obvia, los elementos climatológicos. Con cierta frecuencia, sufrirá el desgaste de la lluvia, el sol, el granizo y otros agentes erosivos. Esta circunstancia hace que las baldosas hidráulicas de exterior sufran un desgaste mayor que las de interior.

¿Cómo limpiar los mosaicos hidráulicos?

Recomendamos la limpieza diaria con agua y jabón. Los usos de determinados productos químicos podrían afectar a las baldosas y estropear los dibujos.

Después de la limpieza podremos comenzar con su tratamiento. Para hacer brillar los azulejos y conseguir unos colores más vivos y llamativos procederemos al encerado.

Si es la primera vez que vamos a encerar el suelo, deberemos verter la cera líquida pura sobre toda la baldosa. En posteriores ocasiones únicamente tendremos que añadir al cubo de agua un tapón del producto y una vez al mes será suficiente.

Otra opción es la cristalización. Se realiza con una máquina abrillantadora que dota a los suelos de un aspecto muy brillante y también los endurece, pero a diferencia del encerado recomendamos contar con un profesional.

Como tercera alternativa proponemos la impermeabilización. Deberemos extender el producto por toda la superficie de la loca con una brocha o esponja. Este tratamiento creará una película que protegerá nuestro suelo y evitará que aparezcan manchas de humedad.



¡Esperamos que os haya gustado el post!

Deja un comentario